()

Asomarse al pasado.

El sueño de cualquier persona que ame el arte, es poder asomarse por una ventana y acceder a ver el pasado, y conocer a personajes que vivieron otra época; eso es lo que pretenden las exposiciones actuales, como es el caso de la que hoy nos ocupa, Rembrandt y el retrato en Amsterdam 1590-1670”, en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, en el Triángulo del Arte de Madrid.

Amsterdam en la época de Rembrandt.

Amsterdam era centro de poder y riqueza, bastión calvinista, donde las clases medias habían hecho fortuna gracias al comercio y la industria. Encargar un retrato ya no sólo era privilegio de la nobleza y el clero, todos querían adornar las paredes de sus lujosas viviendas con retratos que mostraban su poder.

El artista, Rembrandt.

Rembrandt Harmenszoon Van Rijn (1606-1669) llega a la capital con 25 años y ya con un prestigio como artista. Allí le espera la gloria, pero también la ruina y el dolor; la competencia era feroz, más de ciento treinta pintores registrados, eran los tiempos que los historiadores después han llamado el siglo de oro Neerlandés, en la ciudad de Amsterdam.

La exposición.

La exposición quiere ahondar en la importancia del retrato y su expansión en una Holanda prospera y avanzada en pleno siglo XVII, hombres y mujeres que miran al espectador desde un fondo oscuro, que dan una idea del poder que ostenta el personaje retratado. Y ahonda también en la enorme calidad del trabajo de aquellos pintores contemporáneos a Rembrandt y con quienes hubo que convivir, Cornelis van der Voort, Nicolaes Pickenoy y quienes como él, llegaron de fuera para repartirse el pastel de la enorme demanda, entre los que figura Frans Hals. Y así profundizar un poco más en el pintor y su entorno, sus amigos, sus discípulos, sus rivales, en una vida de esplendor y caída.

¿Nunca nos preguntamos por qué Rembrandt se autorretrato tanto?, la razón es porque era un modo de hacer promoción de su trabajo, un cebo para los clientes que veían su retrato, quedaban entusiasmados y querían uno igual, pero de sí mismos.

Precisamente es un autorretrato suyo el germen de la exposición, la magnífica obra (de la colección permanente del Thyssen) “Autorretrato con gorra y dos cadenas” fue el motivo por el que el comisario Norbert Middelkoop se inspiró para crear esta muestra.

De las 39 obras de Rembrandt que alberga la muestra, 17 son autorretratos, a los que se suman las obras de otros artistas activos como él en Ámsterdam durante el «siglo de oro» holandés, sumando un total de 80 pinturas, 16 grabados y una plancha de grabado, algunos nunca antes vistos en Europa.

En definitiva, una ventana en el tiempo, para mirar el pasado y comprender un poco más el presente. Esto es todo por hoy, hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Rembrandt – Autorretrato con gorra y dos cadenas, hacia 1642 – 1643. Óleo sobre tabla. 72 x 54,8 cm. Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid. Nº INV. 331 (1976.90). ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

(Visitada 61 veces, 1 visitadas hoy)

1 Comentario

  1. tasararte.com Aplazamientos y suspensiones, no cancelaciones. - tasararte.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *