España es un país rico.

A lo largo de estos años, y sin tregua, hemos identificado que los clientes que más solicitan nuestro trabajo son los coleccionistas emergentes y los herederos de un patrimonio que hay que dividir. Hoy vamos a hablar de la importancia de la objetividad a la hora de repartir una herencia.

España es un país inmensamente rico en patrimonio histórico-artístico. El turismo cultural es altísimo, y somos un referente de país romántico, lleno de obras de arte y de artistas. Junto con Italia, somos de los países más destacados.

Ya no solo por mencionar a Velázquez, a Francisco de Goya, a Picasso, Miró o Dalí; además existe otro tipo de patrimonio en bienes que engloba muebles, artes decorativas, joyas y de todo ello, mucho se encuentra en manos privadas.

Repartir una herencia, las posibles tensiones.

Cuando fallecen los padres de una familia, los hijos no saben realmente cómo repartirlo, y en la mayoría de los casos, existen profundas tensiones, que pueden acabar con los lazos de afecto. Ahí es donde entra una empresa como Tasararte, objetiva y capaz de realizar un inventario de bienes patrimoniales, para catalogarlos y tasarlos de manera objetiva.

Una historia de cómo repartir una herencia.

Todavía recordamos la cantidad de conflictos que hemos conseguido atenuar realizando nuestro trabajo. Por ejemplo, una familia de cuatro hermanos, cuyo padre había fallecido hace tiempo, militar, amante de las antigüedades, y asiduo visitante de El Rastro, en el que pasaba horas buscando pintura, seleccionando obras que ilustraran paisajes urbanos, además de muebles y alfombras orientales. Su esposa, que le sobrevivió ocho años, se había aventurado en el coleccionismo de objetos determinados: espejos de plata, cajitas de nácar y de materiales de lujo, todo ello distribuido y albergado en dos ubicaciones, una casa en León y un piso en Madrid.

Cuando nos contactó el Despacho de Abogados, no había manera de atenuar las tensiones entre los cuatro hermanos, pero una vez solicitados nuestros servicios, y una vez hecha la repartición equitativa, entre ellos pudieron intercambiar bienes, y lo más importante, se relajaron completamente las tensiones y pudieron disfrutar de un largo futuro con buenos recuerdos.

Más historias de cómo repartir una herencia.

Y así, podríamos contar mil historias, como los hermanos de Toledo que tenían almacenado en la nave de un polígono industrial infinidad de cuadros y muebles, cuyo estado de conservación dejaba mucho que desear y devaluaba ostentosamente las obras. Pero gracias a nuestro trabajo, pudieron descubrir importantes tesoros, que más adelante restauraron y pudieron vender, obteniendo buenos beneficios.

Y por eso, y sin duda, nos damos cuenta de que el patrimonio en manos privadas es ostentoso y abundante, y muchas veces, los herederos carecen de la formación, de que lo que poseen tiene un interés y un valor que desconocían.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Otro caso de repartir una herencia, tenían almacenados multitud de elementos de todo tipo en dos naves.
Otro caso de repartir una herencia, tenían almacenados multitud de elementos de todo tipo en dos naves.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 4.3)
(Visitada 68 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *