El nacimiento del Neoexpresionismo.

En esta ocasión os vamos a hablar de toda una generación de artistas que nace durante la Segunda Guerra Mundial. Su arte es ecléctico, y comienza a despuntar en los años 70 – 80 del siglo XX. Su andadura se da de modo casi paralelo a las corrientes conceptuales, y ha logrado sobrevivir al asalto nihilista de la imagen que propone el Pop Art. Las características de esta Nueva Figuración son el uso que hacen de los hallazgos del Arte Abstracto.

El protagonismo de la pincelada.

Los límites entre Abstracto y Figurativo se conjugan, porque la pincelada no está sometida a la configuración de una imagen, sino que tiene su propio protagonismo, no hay narración, las figuras simplemente se yuxtaponen, los colores y las líneas adquieren su propio virtuosismo. Hay un distanciamiento entre la propia técnica y el tema pintado, con un uso absoluto de lo absurdo, lo grotesco y la burla, sin eximir tintes de tragedia por lo sucedido y por el proceder de sus antepasados, todo ello se interpone como necesario en la comunicación entre la obra y el espectador.

Protagonistas del Neoexpresionismo.

Algunos artistas importantes de esta Nueva Figuración son Francis Bacon (1909- 1992), Lucian Freud (1922-  2011) y los alemanes que componen el Neoexpresionismo Alemán. Ellos desarrollan un nuevo modo de narrar, en el que el artista deja de ser incomprendido. A principios del los ochenta saltan a la escena internacional con el apelativo de Nuevos Salvajes: Anselm Kiefer (n. 1945) y Jörg Immendorff (1945 – 2007). Podríamos mencionar más nombres propios, pero queremos centrarnos en ellos.

Georg Baselitz, Anselm Kiefer y Jörg Immendorff.

El camino a toda esta generación lo abre Georg Baselitz (1933), que pinta y expone sus obras boca abajo, con lo que él llama “inversión del motivo”. Es una pintura fuertemente empastada, que no rehúye de su carácter ornamental, y tiene una lectura metafórica, que alude a temas de la política y la sociedad alemana del momento. Se presenta como un alegato de la libertad y subjetividad del artista, y muestra su testimonio con la realidad y con la historia.

Georg Baselitz – Schlafzimmer (Bedroom), 1975. Óleo y carboncillo sobre lienzo. 250 x 200 cm. Georg Baselitz Treuhandstiftung ©Georg Baselitz Photo: Jochen Littkemann, Berlin.

Dos de los artistas que queremos destacar (porque hemos tasado obra de ellos e intervenido en su venta), son Anselm Kiefer y Jörg Immendorff. Ambos trabajan con imágenes procedentes de la rica tradición filosófica, literaria e iconográfica alemana, creando una pintura fuerte, vibrante, y muy melancólica, que recorre las distintas capas del pasado asumiendo la culpa como si de un manuscrito antiguo se tratara.

Anselm Kiefer – Die berühmten Orden der Nacht (Las célebres órdenes de la noche), 1997. Acrílico y emulsión sobre lienzo. 514 x 503 x 8 cm. Guggenheim Bilbao Museoa.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

(Visitada 4 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *