De la realidad a la abstracción.

Hay un momento apasionante en la historia del arte en que los artistas ya no están destinados a copiar la realidad, aparece la abstracción. Cabe afirmar que suscita cierta ambigüedad en sus diversas manifestaciones.

Mondrian, la abstracción y el Neoplasticismo.

Vamos a hablar de la abstracción de Piet Mondrian, del Neoplasticismo. Su obra es una imagen arquitectónica hecha de pintura, es como una pintura arquitectónica. Es un tipo de pintura que surge sin ningún fin de utilidad, solamente con una concepción ideal como plástica pura.

Mucha gente se sorprende de que pueda ser tan excepcional el vender y comprar cuadros que no tengan motivo alguno. Los colores están en su máxima pureza. Se representan en casillas aisladas de distintos colores. Qué simplicidad, pensará el espectador que no quiere entender las vanguardias. Pero es que el Neoplasticismo busca crear un entorno, arte puro: línea y color, unidas en un mismo espacio. Para los neoplasticistas era imprescindible rechazar cualquier motivo reconocible, no se debía imitar la vida real. Consideraban que el arte forma ya parte de la vida real, así que no es necesaria su imitación.

Influencias en Mondrian.

Mondrian es un ejemplo de rigor, de investigación de las combinaciones y juegos de la geometría llevados con una paciencia y constancia propias de una mística de origen protestante. Un ideario arraigado en el artista tras haber realizado un aprendizaje sistemático de pintura en la Academia de Amsterdam.

Más tarde se sintió atraído por la técnica postimpresionista y especialmente por Van Gogh. Pero fue durante su estancia en París en el año 1911 cuando conoció el Cubismo y lo orientó hacia investigaciones de esta tendencia, desarrollando un Cubismo abstracto, no figurativo, en el que se aprecia la preocupación por el orden de la geometría, por la combinación de líneas horizontales y verticales.

Otra influencia de Piet Mondrian se centró en su contacto con Theo Van Doesburg, con quien crea el movimiento De Stijl, publicando en la revista del mismo nombre diversas reflexiones.

Mondrian y la experimentación.

Mondrian parte del principio de la reducción de los componentes de la pintura, él quiere acceder a la complejidad de las formas geométricas basadas en el plano y en el rectángulo, de líneas horizontales y verticales y un número limitado de colores primarios, busca la belleza plástica pura.

Quería practicar la pintura y experimentar con ella de forma constante. Sus cuadros son composiciones a base de rectángulos, parte de la idea de que el valor del color no es algo que exista en el propio color, sino en su dimensión. Los tonos alteran la significación de un color aplicado sobre un mismo rectángulo, y también cambia según el lugar que ocupe en el cuadro. Utiliza formas fundamentales como son el cuadrado y el rectángulo y los tres colores primarios fundamentales. La apariencia de simplicidad de los cuadros de Mondrian trasciende los límites de un plano. Sus composiciones profundamente meditadas le sitúan en un muro.

La pintura de Mondrian juega un papel fundamental como elemento modulador y ordenador del espacio, de sus proporciones y de su estructura y composición. Rectángulos, colores planos, una armadura que lo ordena todo, son medios esenciales y aparentemente simples. Al experimentar ha llegado a ellos tras un meditado, paciente y lento proceso de investigación.

Mondrian introduce el pulso humano de una concepción metafísica de la vida a través de estos elementos simples y esenciales, los cuales a partir de su estricta racionalidad transmiten un latido lírico en el entorno que nos rodea.

Más adelante, en el desarrollo de la abstracción, aparece la Abstracción rusa. La revolución que supuso para la historia de Rusia, los principios del siglo XX dejaron atrás la figuración para volcarse en la abstracción. Independientemente de problemas políticos o Ideológicos fue en Rusia tras la revolución de octubre donde la abstracción se integró en los planteamientos ideológicos de la revolución, identificándose entre vanguardia artística y vanguardia política.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada de nuestro blog www.tasararte.com/blog/.

Piet Mondrian - Victory Boogie Woogie, 1942-1944. Es la última e inacabada obra de Piet Mondrian, quedó incompleta en 1944, por el fallecimiento del artista.
Piet Mondrian – Victory Boogie Woogie, 1942-1944. Es la última e inacabada obra de Piet Mondrian, quedó incompleta en 1944, por el fallecimiento del artista.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)
(Visitada 54 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *