Hoy vamos a seguir hablando de Mitología, de los mitos atenienses: Teseo.

Teseo.

Teseo es el más famoso de los reyes legendarios de Atenas. Tuvo una enorme importancia en la mitología griega, y también en el arte y la literatura. Sobre sus orígenes, la tradición lo presenta como hijo de Egeo y su hija Etra. Se asemeja mucho a Heracles

El Minotauro.

Entre sus hazañas, destaca fundamentalmente la de dar muerte al Minotauro cretense, liberando así a Atenas de su situación de vasallaje respecto a Creta. Este tributo que Atenas debía rendir al rey Minos de Creta se materializaba en el envío de siete muchachos y siete doncellas que desaparecían en el Laberinto, víctimas del Minotauro. Estos jóvenes eran escogidos al azar.

El Minotauro era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Era hijo de Pasífae y el Toro de Creta. Vivía en un sinuoso laberinto diseñado expresamente para retenerlo. Este laberinto fue construido por el arquitecto y artesano Dédalo, y su estructura se correspondía con el trazado de los palacios cretenses, construidos por acumulación de estancias.

Ariadna.

Correspondía hacer el tercer envío, y en este caso, Teseo fue con ellos por voluntad propia, como uno de los catorce enviados al Laberinto de Cnosos, en Creta. Fue recibido por Ariadna, hermana del Minotauro, que se compadeció de él cuando se ofreció para adentrarse el primero en las tinieblas del laberinto.

Ariadna, enamorada de Teseo, le entregó un ovillo de hilo, que éste ató a lo alto de la entrada y, sin soltarlo, se adentró en el Laberinto, garantizando así su regreso si conseguía matar al Minotauro, como así fue.

Después de traicionar a su familia, la joven tuvo que embarcar con Teseo y abandonar la isla, de la que partieron después de hundir su flota para evitar ser perseguidos. Sin embargo, éste la abandonó en la primera isla en la que se detuvieron, cuando ella dormía. Allí, Dionisio la secuestró y Ariadna aparece en su séquito, despierta, en un cortejo nupcial dionisiaco.

Regreso a Atenas.

Teseo continuó su viaje con los jóvenes rescatados hasta Delos, en donde bailó la danza de la grulla. En su regreso, hubo un suceso terrible cuando Teseo se olvidó de cambiar las velas negras del barco por las velas blancas, habiendo acordado con su padre al salir de Atenas que si tenía éxito las cambiaría.

Egeo observaba el retorno de las naves en la Acrópolis y, creyendo muerto a su hijo, desesperado se arrojó al mar, que desde entonces tomaría su nombre. Así es como Teseo se convirtió en rey de Atenas, reuniendo a todos los pueblos diseminados del Ática.

Teseo en las Artes.

La lucha contra el Minotauro y su relación con Ariadna son los dos motivos más ilustrados por las artes figurativas desde la antigüedad. La iconografía de Ariadna se centra no solo en el hilo, sino también apareciendo dormida en la isla o lamentando su abandono antes de ser encontrada por Dioniso, que la desposará triunfalmente.

La imagen que hemos seleccionado para la portada de este artículo es la Copa de Aison (o Copa de Esón), una cílica o kylix, que es una típica copa para beber el vino de la antigua Grecia, hecha de cerámica con pinturas rojas representando las hazañas del héroe Teseo. En su cara interior muestra en un medallón cómo Teseo ha vencido al Minotauro, a quien saca fuera del Laberinto en presencia de la diosa Atenea. Está datada en el 420 a. C, y se conserva en el Museo Arqueológico Nacional (MAN), en Madrid.

Gracias por leernos, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Angelica Kauffmann – Ariadna abandonada por Teseo, 1774. Óleo sobre lienzo. Museum of Fine Arts, Houston, Texas.
Jean Baptiste Regnault (París, 1754 – 1829) – Ariane et Thésée (Ariadna y Teseo). Óleo sobre tabla. 36 x 50,3 cm. Musee des Beaux-Arts, Rouen, Francia.
(Visitada 57 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *