Los griegos dotaron a sus Dioses de lo sobrenatural y de un aspecto totalmente humano, aunque superaban a los hombre en belleza, fuerza y elegancia; también eran antropomórficos, en sus pasiones, defectos y virtudes. Los humanos, a través de sacrificios, oraciones o conjuros, les implicaban en su vida cotidiana.

Dado el carácter plural y oral de la cultura griega, es frecuente hallar diversas versiones de un mismo mito, algunas contradictorias entre sí. Vamos a narrar las más difundidas.

Zeus, el Júpiter romano.

Zeus, hijo de Cronos. Su madre, Rea, que había dado a luz en secreto, dejó al niño en el monte Ida, para salvarle de su cruel padre antropófago. Será cuidado por ninfas, genios y alimentado por la cabra Amaltea.

Es el Dios más poderoso del Panteón, padre de los Dioses y de los hombres, Dios de la luz, del cielo y de los fenómenos atmosféricos. como el rayo y el trueno, amontonando las nubes. Protege la casa y la familia, garante del matrimonio, guardián del orden social y defensor del Derecho. En las relaciones entre hombres y Dioses desempeña el papel de árbitro.

Tomó como esposa a su hermana Hera, y tuvo fuera del matrimonio numerosas relaciones amorosas con otras divinidades y con mortales. Puede  transformar su apariencia con fines seductores: se convierte en Cisne para seducir a Leda, en Toro para arrebatar a Europa, o en Águila, para raptar a Ganimedes, el Copero Real, el más hermoso de los jóvenes mortales.

Rembrandt – El rapto de Ganímedes (La Forkapto de Ganimedo), 1635. Óleo sobre tabla. 177 x 129 cm. Colecciones estatales de arte de Dresde (Staatliche Kunstsammlungen Dresden), Alemania.
Hera, la Juno latina.

Es la más poderosa de las Diosas del Olimpo, es la reina y señora, sufre innumerables infidelidades de su esposo. Protectora de las mujeres casadas, adorada divinidad femenina de la Fecundidad, protectora de la Maternidad y del Matrimonio.

Es habitual que Hera aparezca en las representaciones de las infidelidades de Zeus como observadora lejana.

Jacopo Amigoni – Juno recibiendo la cabeza de Argos, 1732. Óleo sobre lienzo. 108 x 72. Moor Park, Hertfordshire, Reino Unido.
Atenea, la Minerva latina.

Atenea es una de las principales diosas del Panteón, hija de Zeus, Diosa guerrera, completamente armada ya desde su nacimiento. Lleva un casco con grifos, una lanza en la mano derecha, la égida protegiendo su pecho, un escudo con la cabeza de la Gorgona.

Nació armada y adulta de la cabeza de su padre, es la hija favorita de Zeus. Además de guerrera, es Diosa de la Sabiduría, la Razón y las Artes Manuales, protectora de la salud, purifica el aire para cuidar que los jóvenes crezcan sanos y fuertes.

En el siglo V antes de Cristo, había tres estatuas esculpidas por Fidias para la Acrópolis ateniense. Atenea Pártenos, Atenea Promacos, y Atenea Lemnia.

Poseidón, el Neptuno romano.

Poseidón es el Dios del Mar, y hermano de Zeus, marido de Anfitrite y padre de Tritón. También tuvo amores con Diosas, Ninfas y mujeres.  Es un Dios colérico, grande, barbado, de larga cabellera. En el Arte aparece surcando los mares en su carro tirado por hipocampos, lanzando el tridente y rodeado de seres marinos, como Nereidas o delfines.

Hades, el Plutón romano.

Hades es hijo de Cronos, hermano de Zeus y Poseidón, le correspondió el mundo subterráneo, el de ultratumba. Reina con Perséfone, hija de Deméter. Es un Dios despiadado, que no permite salir de su morada en los Infiernos a ningún alma. Las puertas del Hades están guardados por el terrible Can Cerbero, con varios demonios y genios, como el barquero de las almas, Caronte.

Representado con una larga y ruda cabellera, barbado y coronado, sentado en su trono, o subido a un carro de oro, siempre lleva como tributo una granada, un cetro o el Cuerno de la Abundancia.

Ares, el Marte romano.

Ares es hijo de Zeus y Hera, es de la segunda generación de Dioses. Representa la Guerra en su ámbito más devastador y homicida. No es un Dios querido dentro del Panteón por su espíritu agresivo y cruel.

Iconográficamente, tiene una gran estatura, es fuerte, ágil y veloz. Protagoniza numerosas aventuras amorosas, la más famosa la comparte con Afrodita, cuyo equivalente romano es Venus (o Venere).

La imagen de portada escogida es una obra de Sandro Botticelli, Venus y Marte (Venere e Marte), de 1483, temple y óleo sobre tabla, mide 69 x 173 cm. y se encuentra en la National Gallery de Londres.

Deméter, la Ceres romana.

Deméter es la Diosa de la Agricultura. Sus atributos son la espiga, el narciso y la adormidera. Está asociada a la idea de fertilidad y abundancia.

Jean-Antoine Watteau – Ceres, c. 1717-1718. Óleo sobre lienzo. (oval) 141.6 x 115.7 cm. National Gallery of Art, Washington.

La semana que viene hablaremos de Apolo, Artemisa, Afrodita, Hermes, Hefesto y Dioniso; este último es nuestro favorito. Gracias por leernos, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

(Visitada 26 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

2 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *