La familia Bellini.

Dentro del ciclo que venimos realizando desde hace un tiempo sobre los personajes mencionados en el libro “Las vidas” (Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos), publicado por el escritor florentino Giorgio Vasari (1511 – 1574), hasta ahora hemos hablado de Masaccio, Brunelleschi, y Donatello; hoy lo vamos a hacer sobre la familia Bellini.

Los Bellini son una familia de pintores compuesta por Jacopo y sus hijos Gentile y Giovanni. Nacidos y en activo en la Venecia del 400.

Jacopo Bellini.

El padre, Jacopo Bellini, nació en 1400 y falleció en 1470, y hubo un periodo en el que permaneció en Florencia con su maestro Gentile da Fabriano. Fue autor de un número considerable de obras con la temática de la Virgen y el Niño.

Gentile Ballini.

Gentile Bellini fue el heredero del taller de su padre en Venecia, desde 1474. Vasari, en su libro, elogia su capacidad para el retrato, ya que fue el retratista oficial de los dogos, y también menciona su estancia en Turquía, que se produjo entre 1479 y 1480. Retrató al sultán Mahoma II, de cuya imagen, la National Gallery de Londres posee un cuadro firmado y fechado en mal estado de conservación.

El biógrafo (Vasari) destaca las obras pintadas a su retorno a Venecia para la Escuela Grande de San Marcos, como “La predicación de San Marcos en Alejandría”, y debe de formar parte de un ciclo que se le encargó. La obra, iconográficamente, muestra a una multitud con un edificio emblemático al fondo.

La muchedumbre en ambientes urbanos fue una predilección del artista, precursor de los vedutistas, como se puede ver con claridad en los lienzos que pintó para la Escuela de San Juan Evangelista, “El nacimiento de la Virgen” o “La Anunciación”. Además, hay tres telas que se conservan en la Galería de la Academia, en el ciclo “Historias de la Cruz”, escenas en las que Gentile representa la procesión de la Cruz en la Plaza de San Marcos, y “El milagro de la Cruz caída en el canal en el día de San Lorenzo”.

Giovanni Bellini.

Giovanni Bellini nace en 1430, y muere en 1516. Las obras que menciona Vasari son pocas. Su vinculación a la pintura de Padua y con Mantegna (cuñado de los Bellini) se advierte en las obras de la década de los cincuenta, “La Transfiguración”, “La Déesis”, y la “Oración en el Huerto”, dan testimonio de la repercusión del lenguaje Mantegnesco.

Con anterioridad, en 1460, Giovanni Bellini pinta uno de sus cuadros más significativos, actualmente en la Pinacoteca de Brera, “La Piedad”, en la que Cristo emerge del sepulcro sostenido por su madre y San Juan Evangelista; en esta obra, destaca el aspecto corporal de Jesús, que muestra las heridas en las palmas de las manos, un hondo sentimiento en el rostro, en el que madre e hijo se acercan a un silencioso dialogo.

Este mismo tema lo tratará más adelante, más gesticulante, para la capilla del Palacio Ducal. Son obras apaisadas, como también lo son sus “Sagradas conversaciones”, en las que Cristo y la Virgen aparecen acompañados por santos.

La temática del Niño con la Virgen es característica de la pintura de Giovanni Bellini, y en general de la pintura veneciana.

La Transfiguración”, del Museo Capodimonte, presenta un cromatismo que se mantiene en las obras de la década de 1480. En esta época, Bellini fue nombrado pintor oficial de la Señoría de Venecia. Produce “Virgen entronizada con el Niño, San Francisco, San Juan Bautista, Santo Job, San Luis, San Sebastián y los ángeles”, estos últimos tañendo instrumentos de cuerda. Esta sacra conversación está bajo el ábside de mármol y mosaicos, cubierta por una bóveda de medio cañón.

En 1505, Bellini pinta para la Iglesia de San Zacarías “La Virgen rodeada de santos”. En esta época, Durero pasa por Venecia y hace de la obra de Bellini un elogio.

La sagrada conversación de los Uffizi muestra un misterioso grupo de figuras entre las que se identifican un centauro y otros animales, es una extraña composición, muy poética.

Giovanni aborda el tema del desnudo femenino en su obra “Mujer desnuda frente a un espejo”, de 1515, una obra que perteneció a la colección del Archiduque Guillermo de Bruselas, que tiene mucho que ver con Giorgione y con Tiziano.

Precisamente Tiziano retomó el cuadro de Bellini cuando éste se hizo cargo de la decoración pictórica del camerino de alabastro del Duque Alfonso de Este, en Ferrara. El tema era “Banquete de Dioses”, hoy en día en la National Gallery de Washington, una de las pocas obras en las que Bellini aborda la mitología. Bellini está también ligado a las Cortes de Ferrara y Mantua.

Y por último mencionar la capacidad para el retrato de este artista, perteneciente a esta poderosa familia, los Bellini, y destacando el retrato realizado en 1501 al dogo Leonardo Loredan, actualmente en la National Gallery de Londres, de un fuerte impronta escultórica.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Giovanni Bellini – El dux Leonardo Loredan (Il doge Leonardo Loredan), h.1501 – 1504. Óleo y temple sobre tabla. 62 x 45 cm. National Gallery, Londres, Reino Unido.
Giovanni Bellini – El dux Leonardo Loredan (Il doge Leonardo Loredan), h.1501 – 1504. Óleo y temple sobre tabla. 62 x 45 cm. National Gallery, Londres, Reino Unido.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 2)
(Visitada 11 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *