Hoy de nuevo vamos a comentar una pintura, una obra maestra de Tiziano (sí, de nuevo Tiziano, al igual que la semana pasada). En esta ocasión nos referimos a La bacanal de los andrios (Il Baccanale degli Andrii), un óleo sobre lienzo de 175 x 193 cm perteneciente a la colección permanente del Museo del Prado en Madrid; lo podemos contemplar en la Sala 042.

Recorrido de La bacanal de los andrios, desde Ferrara a Madrid.

La bacanal de los andrios fue una obra de madurez de la época en que se inician los contactos de Tiziano Vecellio con la corte de Ferrara. Formó parte de la decoración del citado gabinete de alabastro de Alfonso I de Este en el castillo de Ferrara.

En 1639 este cuadro junto con la Ofrenda a la diosa de los amores (Ofrenda a Venus) fueron regaladas a Felipe IV de España por el Cardenal Ludovico Ludovisi pasando así a formar parte de las Colecciones Reales. Su salida de Roma está fechada en 1640, y en su momento fue muy criticada por los artistas romanos, que consideraban que esta obra era un prototipo del barroco neoveneciano.

La bacanal figura mencionada en los inventarios del Alcázar de Madrid de 1666,  en tiempos de Felipe IV decoraron las llamadas Bóvedas de Tiziano, situadas en la planta baja del Alcázar donde se encontraba la colección de desnudos.

La bacanal de los andrios, su iconografía y temática.

Este cuadro se concibió como un estallido de exultante vitalidad y desenfado de los habitantes de la isla de Andros, henchidos de vino por obra y gracia de Dionisio, que hace que éste brote de un manantial. Hombres, mujeres y niños cantan y bailan, algunos coronados de hiedra y enredadera, otros dormidos plácidamente bajo los efectos del vino.

¿Es Ariadna la joven dormida desnuda en La bacanal de los andrios?

En primer plano aparece la figura de una hermosa joven dormida desnuda, un recurso que se repetirá en muchos otros artistas, y que algunos comentaristas identificaron en su día con Ariadna, la princesa cretense, hija del dios Minos, quien tras ayudar a Teseo en su lucha contra el Minotauro y huye con él del hogar paterno. Posteriormente fue abandonada en la isla de Naxos por el héroe ateniense. Sin embargo,  en la actualidad se la considera una simple doncella en contraposición con la figura del viejo que se ve al fondo durmiendo plácidamente bajo los efectos del vino.

El barco de Dionisio, al fondo en el mar.

Al fondo se ve el mar, y sobre su superficie la nave en la que llega a la isla Dionisio; que navega hacia la orgía de Andros con las velas blancas a todo trapo que se divisan en el cielo azul, camino del feliz desenlace. Estas velas blancas están en contraposición con las velas negras que más adelante llevaría el barco de Teseo, que por descuido llegó a las costas de Ática y su padre, Egeo, interpretando el negro como mensaje de anuncio de la muerte de su hijo, y creyéndole efectivamente muerto, se suicidó precipitándose al mar, razón por la que desde entonces lleva su nombre, el Mar Egeo.

Violante en La bacanal de los andrios, y la firma de Tiziano.

La figura central que sostiene un platillo con su mano izquierda parece ser un retrato de Violante, hija del pintor Palma el Viejo (Jacopo Negretti) y amada de Tiziano, que ya figura en otras de sus obras como Mujer ante el espejo , Flora , la Vanidad , Salomé o el retrato que le realizó y lleva su nombre, Violante.

Luce como señas de identidad dos violetas, una en un pecho y otra en la oreja. La partitura que se ve delante de ella corresponde a una canción popular flamenca, atribuida a Adriaen Willaert (hacia 1480-1567), músico que estuvo al servicio de la corte ferraresa. En ella se puede leer: “Quien bebe y no bebe dos veces no sabe lo que es beber”. Este mensaje sublima el gozo de la vida y el gusto por la sagrada bebida que Dionisio había dado a conocer a los hombres, enseñándoles el cultivo de la vid. La firma del pintor figura en el ribete que deja al desnudo el pecho de la joven.

Entre la figura de la joven dormida y Violante aparece un niño, representante de la infancia feliz en una isla tocada por la mano de un Dios generoso, con la cabeza ceñida por una corona. Esta orinando (representación de la risa), y se levanta la ropa en un gesto espontáneo para no mojarse al hacerlo.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada de nuestro blog www.tasararte.com/blog/.

Tiziano Vecellio di Gregorio– La bacanal de los andrios (detalle), 1523 - 1526. Óleo sobre lienzo. 175 × 193 cm. Museo Nacional del Prado, Madrid.
Tiziano Vecellio di Gregorio– La bacanal de los andrios (detalle), 1523 – 1526. Óleo sobre lienzo. 175 × 193 cm. Museo Nacional del Prado, Madrid.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
(Visitada 42 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *