Giorgione, poética visual.

Esta semana queremos hablaros de Giorgione. Nació en Castelfranco, Véneto, en 1477 y muere en 1510. Su obra no es muy popularmente conocida, pero la extraordinaria calidad de su pintura le ha colocado en lo más alto de la Historia del Arte.

Es un pintor italiano, del Alto Renacimiento, representante de la Escuela Veneciana, que destaca por la utilización magistral del color y el ambiente que se crean en sus cuadros, tradicionalmente opuesta a la preferencia por el dibujo de la pintura florentina.

Giorgione es conocido por la poética calidad de su trabajo, aunque sólo son seis las obras que se le atribuyen con certeza. La escasez de datos biográficos (Las célebres “Vidas” de Giorgio Vasari) y las dudas que plantea el significado de alguna de sus pinturas, le han convertido en uno de los pintores más misteriosos de la Historia del Arte.

Él siembra la semilla del naturalismo posterior, tiene una manera diferente de relacionarse con la naturaleza, y una enorme facilidad para la representación de fenómenos naturales complejos, como son los rayos de una tormenta o los reflejos de luz.

La Tempestad de Giorgione.

Veamos por ejemplo su obra “La Tempestad”, h. 1508; es el primer paisaje de la Historia de Arte Occidental. Representa a un soldado y a una mujer desnuda dando el pecho a un niño, ambos separados por un arroyo. Ha habido diversas interpretaciones de carácter narrativo alegórico, como que podría representar el nacimiento de Apolonio de Tiana, o la aventura amorosa de Júpiter e Ío, o quizás una escena del Sueño de Polifílo; también podrían ser Eva y Adán con Caín en brazos. Lo que es cierto es que esta obra, que está en la Galería de la Academia en Venecia, creó un gran impacto en 1505, y todavía nos deja boquiabiertos al no entender la poética que quiso transmitir el artista.

Giorgione y los Tres Filósofos.

Otro cuadro que queremos comentar es el de “Los tres filósofos”, de 1509. Tiene una iconografía criptica, muy enigmática, en la que aparecen tres personajes. Se habló de que podían ser tres filósofos, quizás astrónomos o magos, son como personificaciones de diversas escuelas filosóficas, o quizás tres grandes representantes de las tres religiones monoteístas. Hay quien considera que son Platón, Aristóteles y Pitágoras. En esta obra se ve claramente el amor que el veneciano siente por la creación de texturas, dando una apariencia casi palpable de la carne, la tela, la madera, la piedra y el follaje. La pintura carece de contornos marcados, y el tratamiento del paisaje se asemeja a la poesía pastoril. En estas obras de arte, la pincelada se orienta exclusivamente a la creación de efectos cromáticos, a las sensaciones.

La peste, Giorgione y su influencia.

En 1510, la peste asoló Venecia, y se llevó a Giorgione, dejando varios trabajos inacabados que quizás terminó Tiziano. De hecho, ambos se embarcan en un encargo conjunto, como es la creación de la decoración mural de Fondaco dei Tedeschi.

Ha influido a grandes artistas contemporáneos suyos, inmediatos sucesores de la Escuela de la República Veneciana del Cinquecento, entre los que podemos destacar a Tiziano, a Sebastiano del Piombo y a Palma el Viejo.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/.

Giorgione – Los tres filósofos (Tre filosofi), h. 1505 – 1509. Óleo sobre lienzo. 121 cm × 142 cm. Museo de Historia del Arte, Viena, Austria.
(Visitada 10 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *