El Pop Art y el Sueño Americano.

Estamos en los años 50 en el siglo XX. “Después de Auschwitz no puede haber poesía” (Theodor W. Adorno). En los años 50, Nueva York robó la idea de Arte Moderno a París, y después del Informalismo, tendencia centrada en la pintura, en la materia, en el gesto, en el trazo, excluyendo toda referencia figurativa, emerge un arte que es todo lo contrario a la expresión subjetiva del pintor. Los artistas del Pop Art tomaron formas y recursos propios de la fotografía, de lo medios de comunicación de masas, de los anuncios publicitarios, el cine, la televisión y el cómic. Todos estos medios fueron utilizados como un nuevo mensaje plástico, de carácter figurativo, en el que se huye de la pura subjetividad. El arte ya no quiere mostrar la intimidad más profunda del ser, sale de él y muestra lo que le rodea.

Estamos en los años 60, en plena guerra fría, la sociedad está cambiando, del Sueño Americano florece queriendo vender una imagen de prosperidad, en el que la clase media emerge, y puede permitirse vivir en la periferia, en chalés, en urbanizaciones, rodeados de pequeños electrodomésticos; es una nueva forma de vida que vende la felicidad, porque a la CIA le interesa tener distraído al consumidor.

El Pop Art y los medios de comunicación.

La rápida aceptación del Pop Art se debió a la novedad de un lenguaje cargado de contenido, con carácter comunicativo, a través de otras formas de lenguaje ya a asimiladas socialmente. Tanto Andy Warhol (1928 – 1987), Robert Rauschenberg (1925 – 2008), Tom Wesselmann (1931 – 2004) o Roy Lichtenstein (1923 – 1997), utilizan imágenes prestadas de los medios de comunicación de masas. Hay una obsesión en ellos por desentrañar nuevos valores del objeto, de manipular la realidad. Se utilizan imágenes con las que el espectador estaba familiarizado. No son objetos rebuscados ni sofisticados, sino por el contrario aquello que el espectador consumía hasta la saciedad, como son la Coca Cola, la sopa Campbell, o las latas de cerveza Ballantine Ale de Jasper Johns (n. 1930).

Roy Lichtenstein y su conversión al Pop Art.

Vamos a destacar a dos miembros del Pop Art estadounidense. Roy Lichtenstein fue uno de ellos. Tras una etapa en la que estuvo vinculado al Expresionismo Abstracto, que dura hasta 1960, comienza a introducir imágenes de cómics. Un día decidió pintar una envoltura de una goma de mascar, y como el resultado fue satisfactorio, comenzó a utilizar imágenes publicitarias. Sus obras elevan a la categoría de Arte imágenes que habían tenido un simple valor de consumo cotidiano; de hecho, el cómic, tras ser usado como lenguaje artístico por Roy Lichtenstein, comenzó a elevarse a la categoría popular de gran arte.

Roy Lichtenstein – Masterpiece (Obra maestra), 1966. Óleo y barniz Magna sobre lienzo. 213,4 cm × 457,2 cm. Museum für Moderne Kunst , Frankfurt.

El Pop Art Neoyorquino: Andy Warhol.

No podemos cerrar este blog sin hablar de Andy Warhol, el artista por excelencia del Movimiento Pop Neoyorquino. Desarrolló una importante actividad como diseñador publicitario para verse a sí mismo inmerso en una popularidad sin límites, ya que elevó la imagen de personajes famosos, como Elvis Presley o Marilyn Monroe, u objetos de consumo como la Coca Cola o los botes de sopa Campbell, al tema de sus cuadros. Se transmitían imágenes surgidas en el escenario de un paisaje urbano. El Pop Art creó un lenguaje propio, y ha tenido una profunda repercusión que ha llegado hasta nuestros días, impregnando la cultura visual contemporánea.

Richard Hamilton y su conversión al Pop Art.

Del Pop Art queremos destacar en Inglaterra a Richard Hamilton, creador de la obra “Just What Is It That Makes Today’s Homes So Different, So Appealing? (¿Qué es lo que hace que los hogares de hoy sean tan diferentes, tan atractivos?), de 1956, de reducidas dimensiones (26 x 24,8 cm), una obra icónica que se convertiría en el manifiesto del arte pop británico, movimiento en el que Hamilton interpretaría un papel esencial. Se trata de un innovador collage realizado a partir de imágenes publicitarias que reflejan el contexto social de la época y haciendo una fuerte crítica a la sociedad consumista de la época.

Richard Hamilton – Just What Is It That Makes Today’s Homes So Different, So Appealing? (¿Qué es lo que hace que los hogares de hoy sean tan diferentes, tan atractivos?), 1956. Collage. 26 x 24,8 cm. Kunsthalle Tübingen, Baden-Württemberg (Alemania).

El Pop Art en España.

Y queremos destacar en España a Equipo Crónica, creado en 1964 en Valencia por Manolo Valdés, Rafael Solbes y Juan Antonio Toledo, que con frecuencia utilizaron iconos conocidos, como Velázquez y Goya, tratados con un lenguaje Pop para desarrollar una crítica social y política.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

(Visitada 12 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

3 Comentario

    1. Tasararte

      Buenos días, Pedro, gracias por contactar; al final de la entrada del blog hay un apartado «Comparta esta entrada» con los logotipos de Facebook, Twitter y LinkedIn, a través de los cuales puede hacerlo. Y si ninguna de estas es lo que quiere, siempre puede copiar el enlace de la entrada para enviarlo por email o WhatsApp, que en este caso sería https://www.tasararte.com/el-pop-art-y-el-sueno-americano/.

      Espero con esto haberle contestado. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *