El Museu Nacional de Brasil devorado por las llamas.

El Museu Nacional de Brasil devorado por las llamas.
5 (100%) 1 vote

Muchos siglos de cultura quemados en tan solo unas horas. Realmente una catástrofe, el Museu Nacional de Brasil convertido en ruinas y toda su colección, compuesta por más de 20 millones de piezas, quemadas y perdidas para siempre.

No era un museo cualquiera, era la institución científico-cultural más antigua del país, doscientos años. Fue fundado por Juan VI, rey de Portugal, el 6 de junio de 1818 bajo el nombre de Museo Real en una anterior ubicación en el centro de Río de Janeiro conocida como la Casa de los Pájaros; posteriormente pasó a su actual ubicación en el Palacio de São Cristóvão (Palacio de San Cristóbal), en la Quinta de Boa Vista.

El palacio había servido de residencia a la Familia Real portuguesa entre 1808 y 1821, cuando la Corona escapó de Lisboa hacia Brasil por la invasión de las tropas francesas de Napoleón Bonaparte. Luego, entre 1822 y 1889, albergó a la Familia Imperial brasileña, y fue sede de la primera Asamblea Constituyente Republicana, entre 1889 y 1891, antes de que el edificio fuese destinado al museo en 1892. En 1946 el museo pasó a ser administrado por la Universidad de Brasil, actualmente la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).

Se convirtió en el centro más importante de América del Sur en historia natural y ciencias humanas. Su colección albergaba invaluables piezas de paleontología, antropología y arqueología, numerosos esqueletos de dinosaurios, el fósil humano más antiguo encontrado en Brasil (bautizado “Luzia”), artefactos greco-romanos, la mayor colección de arte egipcio de América Latina, animales disecados, utensilios indígenas, momias y fósiles de diferentes periodos históricos.

Todo quemado, todo echado a perder; lo único que sí que sobrevivió al fuego fue el meteorito Bendegó, el mayor encontrado en el país, que, a diferencia de otras piezas, es resistente a altas temperaturas. Con 5,6 toneladas de peso, la piedra fue hallada en 1784 en el estado de Bahía y trasladada al Museu Nacional en 1888 por órdenes del emperador Pedro II.

Hacía varios años que el Museu Nacional sufría problemas financieros, afectado por la crisis económica en Brasil; en 2015 llegó a estar cerrado dos semanas por la falta de recursos. Su director, Alexander Kellner, se quejaba constantemente de la falta de dinero, que dificultaba el mantenimiento del histórico edificio. El presidente de Brasil, Michel Temer, ha anunciado la creación de un fondo económico de emergencia para la reconstrucción con el apoyo de entidades financieras, empresas públicas y privadas.

Esto es todo por hoy. Gracias por estar ahí y hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

El meteorito Bendegó, único superviviente del incendio del Museu Nacional de Brasil.

El meteorito Bendegó, único superviviente del incendio del Museu Nacional de Brasil.

(Visitada 14 veces, 1 visitadas hoy)