El Concierto, obra de Johannes Vermeer.

El concierto”, también conocido como “Concierto a tres”,​ es una pintura de Johannes Vermeer, un óleo sobre lienzo de 72,5 x 64,7 cm. realizado entre 1663 y 1666. Perteneciente al Museo Isabella Stewart Gardner de Boston, la obra fue robada en 1990, permaneciendo desde entonces en paradero desconocido.

La escena.

En un salón doméstico prístino, dos mujeres y un hombre se concentran en hacer música. La mujer de pie sostiene una partitura y levanta la mano para ganar tiempo a sus compañeros. Alejado enigmáticamente de nuestra mirada, el caballero sentado lleva una elaborada faja decorada que indica su pertenencia a una milicia cívica.

La Alcahueta.

Algunos estudiosos han tenido la tentación de interpretar escenas musicales holandesas como esta como advertencias morales contra la seducción y el sexo ilícito. De hecho, colgado en la pared a la derecha hay una pintura de una proxeneta de Dirck van Baburen. Aunque el tema de esta pintura dentro de una pintura parece sugerir que algo inapropiado está ocurriendo, el cuadro de “La Alcahueta” era de hecho propiedad de la familia de Vermeer. Esta obra aparece también en otra pintura de Vermeer, “Mujer sentada tocando la espineta”, realizada aproximadamente seis años después de “El Concierto”.

Los instrumentos.

Además, las figuras en la sala están preocupadas por su música: no se miran, y parecen ignorar que están siendo observados. Su intensidad no invita a la interrupción. Acostado en la gran mesa de la izquierda hay un laúd, mientras que una viola da gamba yace en el suelo. ¿Estos instrumentos serán pronto tomados por el trío u otros se unirán al grupo? Vermeer crea deliberadamente un sentido de misterio: este estudio sobre interacción social es una comedia de modales abiertos a nuestra interpretación.

La luz.

El misterio se intensifica por la famosa atención de Vermeer a los reflejos de la luz. Brillan las perlas de las mujeres, los hilos dorados de la faja del hombre, la falda de seda blanca e incluso la alfombra persa colmada sobre la mesa.

La compra de Isabella Stewart Gardner.

Es posible que Isabella Stewart Gardner se sintiese atraída por esta obra por su elegante representación de la música doméstica que tanto le gustaba. La pintura fue su primera adquisición importante, y la compró sin la ayuda de expertos.

Se la compró a Théophile Thoré (1807-1869), un periodista y crítico de arte prominente que escribió bajo el seudónimo de William Bürger, conocido sobre todo por su redescubrimiento de Vermeer, lo que hizo que esta pintura fuera especialmente importante. Fue en una subasta en el Hotel Drouot, en París, por 29.000 francos el 5 de diciembre de 1892, lote 31, a través de Fernand Robert, su agente habitual en París.

El robo.

En la madrugada del 18 de marzo de 1990, un par de ladrones disfrazados de policías entraron al Isabella Stewart Gardner Museum (Boston, Massachusetts, Estados Unidos) y robaron trece obras de arte, algunas de artistas de renombre mundial como Rembrandt, Vermeer, Manet o Degas.

Los dos falsos policías aparcaron un vehículo cerca del museo, solicitaron entrar con la excusa de que estaban respondiendo a una llamada de emergencia. Saltándose el protocolo, el vigilante les permitió la entrada; a él y a un compañero les ataron y encerraron en el sótano del museo. Toda la operación, el robo, se realizó en 81 minutos.

El museo ofrece una recompensa de diez millones de dólares por información que conduzca directamente a la recuperación de las 13 obras en buenas condiciones.

Marcos vacíos.

Este caso es considerado el más grave en cuanto a materia artística por el FBI. El museo aún muestra los marcos vacíos de estas pinturas colgados en sus ubicaciones originales debido a estrictas prohibiciones en el testamento de Isabella Stewart Gardner, que dejó ordenado que la colección debía mantenerse sin cambios. Lucen vacíos como un marcador de posición para las obras faltantes y como símbolos de esperanza en espera de su regreso.

Reconocimiento.

Para la elaboración de este artículo hemos recurrido a diversas fuentes, entre las que cabe destacar: Alan Chong, «The Concert», en Eye of the Beholder, editado por Alan Chong et al. (Boston: ISGM y Beacon Press, 2003): 149.

Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/, que no será la próxima semana como es habitual sino en septiembre; hemos trabajado duro y nos merecemos unas vacaciones.

Johannes Vermeer – El Concierto, 1663-66. Óleo sobre lienzo. 72,5 x 64,7 cm. Museo Isabella Stewart Gardner, Estados Unidos. Robado en 1990 del Isabella Stewart Gardner Museum.
Dirck van Baburen – La Alcahueta, 1622. Óleo sobre lienzo. 101,6 cm x 107,6 cm. Museo de Bellas Artes de Boston.
(Visitada 5 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *