Las Vidas” de Giorgio Vasari: Donatello.

Los escultores que hemos llamado viejos, no antiguos, turbados por la muchas dificultades del arte, ejecutaban sus figuras con tan mala composición, en cuanto a su arte y belleza, ya fuera en metal o en mármol, no eran otra cosa más que toscas, así como eran tosco de espíritu y de ingenio. Y todo esto nacía del hecho de que al retratarse se representaban a sí mismos, y así sus pobres obras estaban completamente privadas de la perfección del dibujo y de la vivacidad, ya que es imposible que alguien dé lo que no tiene.

Debido a ello, la naturaleza se indignaba al verse ridiculizada por extrañas figuras que estos individuos dejaban al mundo, el cual decidió crear a alguien que, mediante sus obras, concediese la mejor de las formas, con gracia y proporción. Para cumplir mejor su voluntad y su decisión, colmó a Donatello en su nacimiento de maravillosos dotes, y casi en persona lo envió aquí, entre los mortales, lleno de benignidad, juicio y amor.

Donatello.

Donato di Niccolò di Betto Bardi, conocido como Donatello, es natural de Florencia, ciudad en la que nació, en una fecha imprecisa, y murió con más de setenta años, en 1466. Vasari lo considera un escultor fuera de lo común. Trabajó el mármol, la madera, el bronce y abordó las modalidades de bulto redondo y de relieve. Parece que se formó como ayudante de Lorenzo Ghiberti.

Para la iglesia de Santa Maria del Fiore, y para el campanario, llevó a cabo esculturas en mármol. Destaca San Juan Evangelista, y las del campanario, de los profetas Jeremías y Habacuc, conocida como Zuccone.

También destacaremos, en la capilla de la Basilica di Santa Croce, una Anunciación, dinamizada por el amarillo del dorado, e inserta en un marco arquitectónico, ornamentado y rematado por seis amorcillos de terracota sosteniendo guirnaldas.

El David de Donatello.

Por supuesto hay que mencionar la que es seguramente la obra más conocida de Donatello, David vencedor de Goliat, de las esculturas más significativas del Renacimiento. En un principio se encontraba originalmente en el patio del Palacio de los Medici, ya que fue un encargo de Cosme de Medici, y actualmente se encuentra en el Museo Nazionale del Bargello, también en Florencia.

David está desnudo, mientras tiene en la espalda la mano izquierda con una piedra, en la otra porta la espada con la que le acaba de cortar la cabeza a Goliat, con el cuerpo en tensión la parte derecha y flexionada la pierna izquierda.

Más obras de Donatello.

El grupo escultórico Judith y Holofernes, de 236 cm de altura sin contar el pedestal. Una heroína del pueblo judío, llamada Judith, quien logró cortar la cabeza al general Holofernes, un general del ejército asirio.

Donatello – Judith y Holofernes, 1453 – 1457. Bronce. 236 cm de altura. Museo Nazionale del Bargello. Florencia, Italia.
Donatello – Judith y Holofernes, 1453 – 1457. Bronce. 236 cm de altura. Museo Nazionale del Bargello. Florencia, Italia.

Otra obra a destacar es el monumento ecuestre al condotiero Gattamelata, situado en la plaza del Santo, en Padua, frente a la iglesia de San Antonio. Avanza en su caballo al paso por el espacio de la ciudad al modo de un general romano.

Destacar también el conjunto sepulcral del antipapa Juan XXIII, y el Cristo crucificado de la Santa Cruz, en la iglesia de la Santa Croce.

Y por supuesto comentar cómo la Magdalena Penitente, que conserva parte de su policromía original, realizada intensa en su desolación y tremendista en su decrepitud.

Donatello – Magdalena penitente, 1453 – 1455. Madera. 188 cm de altura. Museo dell'Opera del Duomo. Florencia, Italia.
Donatello – Magdalena penitente, 1453 – 1455. Madera. 188 cm de altura. Museo dell’Opera del Duomo. Florencia, Italia.

San Jorge luchando contra el dragón demuestra su facilidad, maestría y belleza, al tallar el material pétreo. También en piedra, realizó el Santo Entierro para el Altar de la iglesia de San Antonio en Padua, con las figuras de las Marías y los Santos Varones, una gesticulación que raya en el paroxismo, en torno a un sepulcro suntuosamente decorado con mármoles coloreados, piedras duras y teselas.

Donatello también se interesó por la arquitectura y la perspectiva. Y por último, destacar la relación de Donatello con Cosme de Medici, la vinculación entre creador y mecenas fue un trampolín para el asentamiento de la fama del artista.

Esto es todo por hoy, nos despedimos con la cita con la que describió Vasari a la forma de hacer de Donatello,  Nadie golpea con más suavidad el bronce lleno de vida. Hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
(Visitada 26 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *