Después de Miguel Ángel Campano.

Y después de Campano, un homenaje.

Es en Madrid, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en la tercera planta del Edificio Sabatini; se trata de la exposición “Miguel Ángel Campano. D’après”, que se inauguró este pasado miércoles y estará abierta hasta el próximo 20 de abril de 2020.

La muestra constituye un recorrido retrospectivo de la pintura de Miguel Ángel Campano (Madrid, 1948 – Cercedilla, Madrid, 2018). Más de cien obras, realizadas a partir de 1972, que reflejan cuarenta años de su trayectoria.

Pero no sólo se trata de una retrospectiva, es también un homenaje a su personaje, vida y obra, ya que se trata del último proyecto expositivo en el que Campano participó directamente antes de fallecer en agosto del pasado año. La muerte le sorprendió como a los grandes, trabajando.

Campano, una estrella de la Transición.

Miguel Ángel Campano es una figura clave de la pintura española de finales del siglo XX y principios de XXI, en especial de la Transición española. Campano es uno de los referentes de la denominada “Renovación de la pintura española” de la década de los 80 y en la que participan también Miquel Barceló, José Manuel Broto, José María Sicilia y Ferrán García Sevilla.

Este grupo de artistas contribuyó a la nueva imagen de modernidad que España proyectó al exterior con el primer gobierno de izquierdas después del régimen franquista (1982, PSOE, Felipe González de Presidente y Javier Solana de Ministro de Cultura). Los cinco eran jóvenes, en torno a los treinta años, no eran un grupo en sí ni compartieron principios artísticos, pero practicaban un informalismo relativamente cercano a lo que se podía ver en aquella época en ciudades como Nueva York, Londres o París.

A Miguel Ángel Campano se le concedió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1996.

D’après. Después de. A partir de.

El título de la exposición, D’après, nos refiere a esa particular forma de enfoque referencial del que a menudo partía Campano. Su obra fue una constante evolución, un no parar de crecer, de estudiar, de profundizar en los distintos personajes y lenguajes que, de alguna manera, llamaron su atención y pasaron a formar parte de su trayectoria artística: Eugène Delacroix, Paul Cézanne Nicolas Poussin, Gustavo Torner, Franz Kline, Robert Motherwell, Daniel Buren, y por supuesto José Guerrero, del que fue un gran amigo y a quien se señala como una influencia fundamental.

Pero D’après no debe considerarse meramente como un “según” el pintor estudiado, sino más bien como un “después de”, “a partir de” o “partiendo de”, se trata de una reinterpretación de lo que para él supone la evolución de esa obra, artista o género con su propio lenguaje.

Esto es todo por hoy, buen fin de semana hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Miguel Ángel Campano – La vorágine, Abstracción en rojo, 1980. Museo de Bellas Artes de Murcia.

Miguel Ángel Campano – Vocales II, 1983. Colección particular.

Miguel Ángel Campano – Samael, 2000. Colección privada.

(Visitada 1 veces, 1 visitadas hoy)