Christo: otras maneras de entender el arte.

Queremos hablaros de una manera distinta de entender el arte, de un artista singular, con una trayectoria vital difícil y que ha conseguido hacerse un nombre en la historia del arte.

Se hace llamar Christo, nació en Bulgaria en 1935. Tuvo una infancia complicada, viendo cómo generales nazis mataban a partisanos. De padre capitalista, perseguido por los comunistas, su madre huyó de Macedonia después de que su padre fuera ejecutado en la Guerra de los Balcanes en 1912.

Christo: un artista singular.

En la actualidad trabajaba en el Soho neoyorquino, en un edificio de cinco plantas, estaba debilitado, necesitaba una máscara de oxígeno que le ayudara a respirar, y ha conseguido crear un lenguaje artístico por el que se le reconoce por su singularidad.

Envuelve edificios emblemáticos con papel celofán o telas de colores, y ahora nos preguntamos, ¿por qué hace esto?, es una manera de reivindicar lo efímero, empaquetar es fácil y barato. Para él, sus obras son como las tiendas de los beduinos, que reflejan lo nómado de la vida, su fragilidad.

Una exposición en París.

El Centre Pompidou de París reabre sus puertas el 1 de julio con una muestra de la obra del artista junto a su compañera: “Christo y Jeanne-Claude. París!”. Ambos han resultado ser un tándem de artistas fácilmente reconocibles por sus obras de arte, y que se salen del mercado y de los politiqueos del mercado del arte, para sentirse libres.

Christo y Jeanne-Claude: proyectos monumentales al aire libre.

Han envuelto en celofán el Arco de Triunfo de París, presentaron una propuesta para envolver la Puerta de Alcalá de Madrid, y la estatua de Colón en las Ramblas de Barcelona, pero estos dos últimos proyectos en España no se los aceptaron. Veintiséis años transcurrieron hasta que les dejaron empaquetar el Reichstag de Berlín. Y ahora su ausencia será insustituible, porque algo tenían de bello y de poético sus intervenciones.

Christo se ha ido.

Nos ha dejado Christo, murió el domingo pasado a los 84 años, por causas naturales, en su piso de Nueva York; el arte lo respiraba desde su más tierna infancia, ya que su madre trabajaba en la Academia de Bellas Arte de Sofía, siempre rodeado de artistas. Fue en París donde empezó a experimentar, llegó cuando sólo tenía 21 años. Tuvo formación como pintor, escultor y arquitecto, y sus obras son una mezcla de estas tres cosas.

Hasta siempre, Christo, tu arte quedará para siempre en nuestra memoria. Esto es todo por hoy, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Christo y Jeanne-Claude en The Gates, febrero de 2005. Foto: Wolfgang Volz.

 

Christo y Jeanne-Claude – Los muelles flotantes, lago Iseo, Italia, 2014-16. Foto: Wolfgang Volz.
Christo y Jeanne-Claude – Reichstag envuelto, Berlín, 1971-95. Foto: Wolfgang Volz.
(Visitada 6 veces, 1 visitadas hoy)
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *