Paul Cézanne (Aix-en-Provence, 1839 – 1906) fue un pintor postimpresionista francés, considerado el padre de la pintura moderna. Facilitó el camino para el desarrollo de las primeras vanguardias, estableciendo las bases de la transición entre la concepción artística decimonónica hacia el mundo artístico del siglo XX.

Cézanne, solitario, introspectivo.

Durante su vida fue ignorado, vivió aislado y desconfiaba de los críticos de arte, tenía pocos amigos. Fue hijo de un banquero. De muy joven se traslada a París para ingresar en la Escuela de Bellas Artes, pero no lo consiguió. Conoció a Pisarro en la práctica del Impresionismo, trabajando al aire libre, y estos comienzos le llevaron a investigar.

Cézanne impresionista.

Es uno de los fundadores del movimiento impresionista, participó en la primera exposición, pero su actitud y su pintura transcurrieron de forma diferente. En el Museo del Louvre descubrió la obra de Caravaggio y el círculo de Velázquez, lo que marcó profundamente su evolución artística. También admiró a los artistas más radicales del mundo artístico parisino, como Delacroix, Courbet y Édouard Manet.

Cézanne en los años 70: color, forma, simplificación… y burla.

En los años setenta, en sus retratos y bodegones, muestra ya su interés por el color y la forma. Produce composiciones tectónicas, de gran claridad y simplificación. Sus obras fueron objeto de burla por parte de algunos críticos.

Cézanne en los 80: vuelta a casa, superando el Impresionismo.

En la década de los ochenta, al morir su padre, recibe una buena herencia y vuelve a su localidad natal, Aix-en-Provence. En sus experimentos supera el estilo impresionista y explora de forma realista las formas de la naturaleza y su relaciones espaciales, dando volumen a los elementos que integran el cuadro, usando tan solo el color, eliminando el dibujo o cualquier delimitación, aislando los objetos con contornos cromáticamente claros. Para Cézanne el color equivale a forma y volumen.

La dirección de la pincelada es primordial, pues con ella construye la composición. Aplica una pincelada constructiva, que articula en planos, en superficies, de un color uniforme, y que acentúa la densidad corpórea de los objetos. Un aspecto clave en sus composiciones es la renuncia al punto de fuga sin ignorar la profundidad, ello lo consigue a través del juego de las diferentes superficies cromáticas yuxtapuestas, consiguiendo así un nuevo orden plástico, sólido y geométrico.

En su desarrollo personal, evoluciona de una gama cromática oscura y sombría hacia colores vivos, elimina el empaste para economizar la aplicación de la pasta pictórica. Es un artista que trabaja lento y laboriosamente.

Cézanne en los 90: Jugadores de cartas.

En la década de los noventa realiza su célebre obra “Jugadores de cartas”, que en el 2012 fue adquirida por la familia real catarí por 250 millones de dólares. Es una serie de cinco cuadros muy demandada que le hizo popular.

La serie dedicada a la montaña de Sainte-Victoire, en la que la reducción expresiva del volumen a la pura geometría se ve cada vez con más claridad.

Otra serie para mencionar es la de bañistas hay obras de gran formato, en las que incluye el desnudo en el paisaje, eligiendo posturas o poses nada convencionales, con una simplificación cromática que distorsiona las anatomías.

Cézanne como germen del Cubismo y de las vanguardias del siglo XX.

Cézanne logró la simplificación y síntesis de las formas básicas de la naturaleza, fue un análisis que exploró de manera solitaria y al margen de los círculos artísticos, que le llevó a buscar la estructura subyacente de la naturaleza en función de formas geométricas. Según su criterio, en la naturaleza todo se puede dibujar desde tres módulos fundamentales, la esfera, el cono y el cilindro; una vez que aprendes a pintar sestas figuras, se puede pintar lo que se quiera. Esta declaración es determinante para la aparición del Cubismo, y en general para la construcción del arte del siglo XX, que desembocaría en el Constructivismo y la Abstracción.

Cézanne, exposición de Vollard y éxito.

En 1899, Ambroise Vollard organiza una exposición de su obra con 150 cuadros que obtuvo el aplauso de los pintores más jóvenes coetáneos, resultó una auténtica revelación. A pesar del creciente reconocimiento público y éxito financiero, prefirió trabajar en el aislamiento artístico de la Provenza.

Cézanne, pintando bajo la lluvia.

Murió a los 77 años tras haber quedado atrapado por una tormenta mientras trabajaba en el campo, después de aguantar dos horas bajo la lluvia, causó una neumonía y falleció el 22 de octubre de 1906. Está enterrado en el cementerio de su ciudad natal, Aix-en-Provence.

Esto es todo por hoy, gracias por haber llegado hasta aquí, nos despedimos hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

Paul Cézanne – Los jugadores de cartas (Les joueurs de cartes), 1894 - 1895. Quinta versión de una serie iniciada en 1890. Óleo sobre lienzo. 47,5 cm × 57 cm. Museo de Orsay, París.
Paul Cézanne – Los jugadores de cartas (Les joueurs de cartes), 1894 – 1895. Quinta versión de una serie iniciada en 1890. Óleo sobre lienzo. 47,5 cm × 57 cm. Museo de Orsay, París.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
(Visitada 43 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *