César Manrique, centenario de un contemporáneo del futuro.

César Manrique, centenario de un contemporáneo del futuro.
5 (100%) 19 votes

Centenario de un contemporáneo del futuro.

Estos días se celebra el centenario del nacimiento de César Manrique, un artista de nacimiento canario y dimensiones universales, un pionero y un adelantado a su época. Un luchador por el equilibrio entre urbanismo y Naturaleza, turismo y respeto del Medio ambiente.

Tres frases que le definen.

Soy un contemporáneo del futuro”. César Manrique era escultor, paisajista, arquitecto y él decía que sobre todo era pintor. Sin embargo, la faceta por la que más se le recuerda es por la de paisajista y arquitecto. Sus intervenciones espaciales transforman la singularidad del entorno en el que actúa. sobre todo en Lanzarote. Su respeto por la arquitectura tradicional y el entorno paisajístico, su integración respetuosa, eran sus premisas fundamentales y que el vino en denominar Arte/Naturaleza. Un concepto que hoy en día se conoce como Land Art, una corriente artística que nació en Estados Unidos en octubre de 1968 y que casi una década antes ya aplicó Cesar Manrique en Lanzarote.

Es momento de parar”. Refiriéndose al desarrollo turístico descarnado que Lanzarote vivía en aquella época y que él quiso transformar en un turismo selectivo y de calidad, respetuoso con el entorno.

El artista tiene la obligación moral de facilitar la felicidad colectiva”. Y ese era su propósito con sus intervenciones.

Un poco acerca de su biografía.

César Manrique Cabrera nació el 24 de abril de 1919 en el municipio de Arrecife, capital de Lanzarote, esa isla volcánica, de paisaje absolutamente telúrico y casi lunar, perteneciente a la provincia de las Palmas.

Su padre (de nombre Gumersindo) era representante de comercio y tenía una gran sensibilidad artística, recopilaba multitud de revistas que siempre estaban al alcance de su hijo. Al mismo tiempo, en 1934, compró un solar en Caleta de Famara y construyó una casa junto al mar, lugar que marcó su vida e inspiró su posterior vinculación con la defensa del patrimonio natural de la isla de Lanzarote.

Al estallar la Guerra Civil Española en 1936, se alistó como voluntario en el bando franquista. Nunca quiso hablar de su atroz experiencia en la guerra, y al regresar a casa en 1939, aún vistiendo el uniforme, se despojó de la ropa, la pisoteó con rabia y le prendió fuego

Finalizada la guerra, comenzó sus estudios en la Universidad de La Laguna, en Tenerife, matriculándose en Arquitectura Técnica, que abandonaría a los dos años para trasladarse en 1945 a Madrid para entrar becado en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se graduaría como profesor de arte y pintura.

Más adelante, en 1964, dio el salto a Nueva York en donde se abrió completamente a la vanguardia. Se empapó del expresionismo abstracto americano y del arte pop, que le daría una cultura visual fundamental para su trayectoria posterior.

La nostalgia de su tierra hizo que regresase definitivamente a Lanzarote en 1966: “Cuando regresé de New York, vine con la intención de convertir mi isla natal en uno de los lugares más hermosos del planeta, dadas las infinitas posibilidades que Lanzarote ofrecía “.

Y así fue, la isla de Lanzarote hoy día no se concibe sin la impronta que él dejó allí, es imposible imaginarse Lanzarote tal y como es hoy sin César Manrique.

Finalmente murió de accidente de coche en 1992, a los 73 años, al lado de la fundación que lleva su nombre, cerca de Arrecife, inaugurada ese mismo año.

Algunas de sus obras.

Algunas de sus obras más representativas y por las que siempre le recordaremos son Los Jameos del Agua, 1968, Lanzarote; El Taro de Tahiche, 1968, Lanzarote (hoy Fundación César Manrique); o El Lago Martíanez, 1971-77, Puerto de la Cruz, Tenerife. Pero no las únicas, son muchas más, también merecen destacar sus esculturas y pinturas; y toda su obra, inmortal. Esto es todo por hoy, buen fin de semana hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

 

 

 

César Manrique – El Taro de Tahiche, 1968, Lanzarote.

César Manrique – El Taro de Tahiche, 1968, Lanzarote.

César Manrique - El Lago Martíanez, 1971-1977, Puerto de la Cruz, Tenerife.

César Manrique – El Lago Martíanez, 1971-1977, Puerto de la Cruz, Tenerife.

César Manrique - Juguete del viento "Fobos", 1994-1995, en Rotonda de Tahiche, Lanzarote.

César Manrique – Juguete del viento «Fobos», 1994-1995, en Rotonda de Tahiche, Lanzarote.

César Manrique - Objetos enterrados (1954). Monotipo. Fundación César Manrique, Lanzarote.

César Manrique – Objetos enterrados (1954). Monotipo. Fundación César Manrique, Lanzarote.

(Visitada 13 veces, 1 visitadas hoy)