Sandro Botticelli en “Las Vidas” de Vasari.

Hoy seguimos con la saga de los artistas que Giorgio Vasari menciona en su libro “Las Vidas”. Después de Leonardo da Vinci, probablemente el más conocido de los pintores del Cuatrocientos en Italia sea Sandro Botticelli (Florencia, 1446 – 1510). Botticelli había sido previamente discípulo de Filippo Lippi, y de él tomó una versión refinada de Masaccio como punto de partida. Acabaría estilizando la figura, aunque el volumen y la corporeidad siempre estuvieron presentes en su obra.

Sandro Botticelli a partir de ahí tuvo mayor inclinación por la inspiración estética que por las conquistas técnicas, y en consecuencia aumenta la delicadeza de los tipos físicos, ello heredado de Lippi. Parte de esta elegancia, procedía del uso delicado del dibujo.

Botticelli, muchos clientes y todo tipo de encargos.

El éxito de sus modelos le permitió trabajar para una clientela diversa, combinando los encargos religiosos con su participación en la decoración Cuatrocentista de la Capilla Sixtina, y con la atención a clientes particulares, que le pedían retratos, temas profanos y devocionales. Entre los últimos destaca “La adoración de los Magos” para la familia Pucci, o la “Madonna Magnificat” para los Medici, o la “Calumnia de Apeles” para los Segni, todas grandes familias del Cuatrocientos italiano.

Los temas son extraídos de fuentes literarias, y en el caso de “Calumnia de Apeles”, reconstruyendo la historia narrada, o pintada por Apeles (pintor de la antigüedad), en el que el rey Midas está sentado en su trono entre la Sospecha y la Ignorancia, teniendo frente a él a la Ira, que le acerca una joven la Calumnia, acompañada por la Envidia y el Fraude. La obra toma un tema extremadamente interesante, la reconstrucción arqueológica de una pintura clásica perdida.

Otra obra muy interesante de Botticelli es el “Retrato de un joven con una medalla de Cosme de Medici”. Tuvo un gran éxito, con una posición en tres cuartos de la figura, préstamo procedente del mundo flamenco.

Botticelli y la pintura mitológica.

Toquemos el tema de las pinturas mitológicas, por las que Botticelli es muy conocido, pinturas realizadas para el entorno de los Medici, e influidas por el neoplatonismo de su corte. Vamos a destacar “Venus y Marte”, la “Alegoría de la Primavera”, “Palas y el Centauro”, y “El Nacimiento de Venus”. La primera muestra al dios guerrero desnudo, durmiendo recostado, mientras que Venus, tumbada frente a él ,le vigila vestida con una túnica ligera; al tiempo, unos pequeños sátiros juegan con las armas de Marte, sin que éste se despierte, posiblemente agotado después del acto sexual. La pintura es una alegoría de la victoria del amor sobre la guerra.

Botticelli y Savonarola.

Probablemente Botticelli experimentó una crisis religiosa en sus últimos años, bajo el efecto de las advocaciones de Savonarola, fraile dominico de Florencia, que organizaba hogueras de vanidad, predicando en contra del lujo, el lucro y la sodomía. Este hecho influye en alguna de sus últimas composiciones.

Uno de sus dibujos, “El triunfo de la fe” ilustra uno de los sermones del fraile. La “Natividad mística” se realizó tras la caída en desgracia de Savonarola. El pintor suspendía en esta obra las proporciones naturales de las figuras ofrecidas por la perspectiva, para aumentar el tamaño de la Virgen, según una escala simbólica, jerárquica, con connotaciones medievales. En definitiva, se ofrecía una lectura apocalíptica de la Natividad en conexión con los textos que acompañan la representación.

Botticelli, un genio con lenguaje propio.

Entre los discípulos de Botticelli destaca Filippino Lippi, llamado así para distinguirlo de su padre, Fra Filippo Lippi, que como hemos dicho fue maestro de Botticelli. Filippino desarrolló un estilo similar al de su maestro.

La belleza de sus obras son como un vocabulario personal e intransferible, el refinamiento iconográfico es reconocible sea cual  sea el tema, maestro de maestros, por saber un poco de Sandro Botticelli, Vasari le dedica espacio. Esto es todo, una píldora cultural, nos despedimos hasta nuestro próximo blog www.tasararte.com/blog/

Sandro Botticelli – Venus y Marte (Venere e Marte), 1483. Temple y óleo sobre tabla. 69 cm × 173 cm. National Gallery, Londres, Reino Unido.
Sandro Botticelli – Venus y Marte (Venere e Marte), 1483. Temple y óleo sobre tabla. 69 cm × 173 cm. National Gallery, Londres, Reino Unido.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
(Visitada 5 veces, 1 visitadas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *