Arte robado, arte recuperado.

Arte robado, arte recuperado.
5 (100%) 2 votes

Ha sido noticia estos días la recuperación de un mosaico bizantino que había sido robado de la iglesia de Panaya Kanakaria, en Chipre, a unos cien kilómetros al norte de la capital Nicosia. El saqueo de la iglesia se produjo en 1976, durante la ocupación turca de 1974.

La obra estaba en un apartamento en Mónaco propiedad de una familia británica, que la había adquirido de buena fe hace cuatro décadas. De hecho, no sabían que se trataba de una pieza tan valiosa. La familia acordó devolverlo a Chipre a cambio de un importe simbólico para cubrir los costos de restauración y almacenamiento.

La pieza esta datada en el siglo VI, muestra el rostro de San Marcos y es una de las pocas obras de arte cristiano temprano que sobrevivió el periodo iconoclasta de Bizancio, entre 726 y 843. En el arte bizantino el mosaico es una de sus manifestaciones más representativas, continuación del mosaico paleocristiano, y al igual que éste, se usaba para la decoración de paredes, y no de suelos como era habitual en el mundo romano. Fue el vehículo idóneo para transmitir el mensaje religioso de esta cultura. Utiliza teselas de mármol de colores y también de barro cocido policromadas con pasta de vidrio, logrando efectos de gran vistosidad, colorido, riqueza y variedad cromática.

La recuperación ha sido posible gracias Arthur Brand, un holandés que además de historiador del arte es investigador de delitos históricos. Arthur Brand es un curioso personaje, un gran investigador al que le debemos la recuperación de importantes obras de arte robadas, aunque él mismo calcula que esto le supone apenas un 30 % de su trabajo; el resto lo dedica a la investigación y restitución a familias judías víctimas del Holocausto y expoliadas por los nazis. En los medios de comunicación, y así se refleja también incluso en su página web, se le conoce como el “Indiana Jones” del mundo del arte.

Algunos de sus casos más conocidos son las recuperaciones de los caballos de bronce de Josef Thorak, el escultor favorito de Hitler, y los cuadros Adolescencia de Dalí y La Musicienne de Tamara de Lempicka.

El mosaico recobrado está valorado entre cinco y diez millones de euros, y sin embargo, el mismo Brand dice que ha aprendido que esta obra forma parte del alma de Chipre, algo sin duda más importante que su tasación.

Gracias por estar ahí, y hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

El detective de arte holandés Arthur Brand posa con el mosaico faltante de San Marcos, una rara pieza de arte bizantino robado de Chipre. Crédito: JAN HENNOP / AFP / AFP / Getty Images.

El detective de arte holandés Arthur Brand posa con el mosaico faltante de San Marcos, una rara pieza de arte bizantino robado de Chipre. Crédito: JAN HENNOP / AFP / AFP / Getty Images.

(Visitada 20 veces, 1 visitadas hoy)