Arte prehistórico, la espiritualidad en el ser humano.

Redefinir el Arte de la Prehistoria.

Hace poco más de un año publicábamos una entrada en nuestro blog titulada “El Arte Figurativo más antiguo conocido (hasta la fecha)”. En este artículo sobre Arte Rupestre comentábamos que “en cualquier momento aparece un nuevo descubrimiento que nos aporta nuevos datos fundamentales, que nos cambian los esquemas, y sobre todo esa sensación, más bien seguridad, de que no será el último descubrimiento, y nos quedamos a la espera de lo que está por venir”. Y esto es exactamente lo que ha pasado (y suponemos que volverá a pasar). Se ha producido un descubrimiento que nos hace redefinir el Arte de la Prehistoria. Ha sido publicado en la revista Nature el pasado 11 de diciembre con el título “Earliest hunting scene in prehistoric art

El Arte Figurativo más antiguo (hasta la fecha).

Los dos descubrimientos forman parte de una misma investigación, liderada por la Universidad Griffith de Queensland (Australia), con prácticamente el mismo equipo integrado por arqueólogos como Maxime Aubert y Adam Brumm entre otros. El anterior fue en la cueva de Lubang Jeriji Saléh, en la isla indonesia de Borneo, y éste en la cueva de Leang Bulu Sipong 4 (una de las cientos existentes en la región kárstica de piedra caliza Maros-Pangkep), en el sur de la isla de Célebes (en indonesio, Sulawesi), también Indonesia, en el archipiélago Malayo.

Ambos de arte figurativo, el de Borneo de unos 40.000 años y el recién publicado de un mínimo de 43.900 años de antigüedad según las pruebas de laboratorio, y podrían ser más. Es decir, el nuevo descubrimiento aventaja en casi 4.000 años en antigüedad al anterior, con lo que ahora sí podemos decir (de nuevo) que se trata del Arte Figurativo más antiguo conocido hasta la fecha.

Una escena compleja de caza con intención narrativa.

Se trata de una escena de caza. En un panel de cuatro metros y medio de longitud aparecen ocho pequeñas figuras humanas en el acto de matar o capturar con lanzas o largas cuerdas a seis mamíferos que huyen: dos cerdos verrugosos de Sulawesi y cuatro búfalos enanos conocidos como anoas. Estos últimos son pequeños pero feroces bóvidos que aún habitan en los bosques de la isla. Todos los elementos están pintados con pigmento rojo oscuro, con la misma técnica, color y estilo artístico.

La yuxtaposición de animales y figuras humanas recreados demuestra una intención narrativa compleja por parte de su autor.

Dado que estos personajes extraordinarios empuñan objetos delgados que podrían representar cuerdas o lanzas, la pintura puede ser una demostración artística de una estrategia de caza que implica guiar a los animales hacia una emboscada.

Teriántropos.

Los cazadores llaman la atención porque son similares a los humanos, pero tienen cabezas u otras partes del cuerpo que recuerdan a aves, reptiles y otras especies de fauna endémicas de la isla; es decir, aparentemente son teriántropos (la supuesta habilidad de cambiar de forma humana a animal y viceversa; también puede referirse a las descripciones artísticas de caracteres que simultáneamente comparten rasgos humanos y de animal, como en la mitología egipcia o la griega). Los teriántropos se repiten en el folklore o la ficción narrativa de casi todas las sociedades modernas y son percibidos como dioses, espíritus o seres ancestrales en muchas religiones en todo el mundo.

Representación de la espiritualidad en el ser humano.

Adam Brumm, coautor del hallazgo, explica que “Este es el arte figurativo más antiguo que existe y pensamos que además es el ejemplo más antiguo de obra narrativa y tal vez de espiritualidad”.

El arte rupestre de estas cuevas nos puede ayudar a explicar el origen de las creencias sobrenaturales, el nacimiento de la espiritualidad en el ser humano y la difusión de creencias y prácticas artísticas que dieron forma a nuestras mentes modernas.

Importante es saber de dónde venimos para poder intuir hacia dónde vamos, de ahí la importancia de la Arqueología. Esto es todo por hoy, hasta la próxima entrada en nuestro blog www.tasararte.com/blog/

(a). Imagen de la pintura de la cueva de Leang Bulu Sipong 4 de escena de caza. (b). Esquema explicativo de las diferentes figuras que intervienen. (c) y (d). Ampliación de una parte de la escena en la que se muestran personajes empuñando objetos delgados que pueden representar cuerdas o lanzas acosando a un anoa.

(Visitada 6 veces, 1 visitadas hoy)